Edición vs. corrección: ¿cómo difieren y qué aspectos básicos debemos considerar?

Índice

La publicación de un artículo o la edición de un libro requiere tomar las acciones adecuadas. Es recomendable confiar la obra terminada a especialistas que trabajan diariamente con contenidos escritos. Dependiendo de las necesidades, se puede optar por el servicio de edición o corrección. Aunque ambos términos implican realizar correcciones en el documento, en realidad se refieren a cuestiones ligeramente diferentes. Entonces, ¿en qué se diferencian la edición y la corrección?

¿En qué consiste la edición?

La edición lingüística implica corregir el texto en términos gramaticales, estilísticos, léxicos, interlingüísticos y de contenido.

El objetivo de la edición es preparar el texto para su publicación final. Esto lo realiza de manera profesional un editor lingüístico o de contenido.

Un buen especialista, además de corregir errores lingüísticos, verifica el texto en términos de contenido, asegurando que la información proporcionada sea veraz. Además, debe asegurarse de que el contenido, incluso si se trata de un tema profundo, sea accesible y legible para el público objetivo.

Una de las responsabilidades del editor también incluye:

  • Cuidar el estilo del texto: eliminar las oraciones compuestas, cambiar el orden de las oraciones, eliminar coloquialismos, proponer nuevas expresiones.
  • Organización de la estructura del texto: añadir encabezados, párrafos y apartados, crear listas, insertar citas, elaborar notas al pie.
  • Colaboración con otros profesionales, como traductores, correctores, redactores, autores (según sea necesario).

Existe solo la edición lingüística?

Además de la edición lingüística, también distinguimos la edición técnica, que consiste en el desarrollo integral del contenido en términos gráficos y técnicos.

Este tipo de edición está estrechamente relacionado con el trabajo del diseñador gráfico o la actividad de la imprenta. En este caso, es de gran importancia la creación de un diseño estético y claro para el lector.

Esta tarea la realiza un editor técnico. Sin embargo, esta función la asume también un editor de contenido, un diseñador gráfico o una persona encargada de maquetar el texto.

Entre sus responsabilidades se incluyen:

  • Creación de un diseño claro: establecimiento de normas visuales para un texto dado, organización de contenido junto con gráficos.
  • La creación de pautas visuales para el documento – incluyendo resaltados, tipografía, tipo de letra, estilos de tabla, ilustraciones, índices, párrafos, diseño de columnas, márgenes.
  • Preparación y aprobación de material para impresión, principalmente en revistas y editoriales.

¿En qué consiste la corrección?

La corrección de textos consiste en eliminar errores estilísticos, gramaticales, léxicos, ortográficos y de puntuación en un documento dado.

En teoría, la corrección es más fácil que la edición. Esto se debe a que los correctores, a diferencia de los editores, solo verifican la corrección lingüística, sin necesidad de detectar errores de contenido.

Entre las responsabilidades del corrector también se incluyen:

  • Unificar las abreviaturas, símbolos, referencias y nombres propios.
  • Verificación de la corrección de la numeración de las notas al pie, tablas e ilustraciones.
  • Controlar la división de palabras entre versos y las líneas al final de los versos.

Además, el corrector a menudo recibe recomendaciones del editor de contenido o técnico, del traductor, del autor y, a veces, también de otro corrector.

Tipos de corrección

La división de correcciones está relacionada con la nomenclatura editorial y poligráfica. Distinguimos entre corrección doméstica (propia) y la editorial.

El primer tipo está estrictamente relacionado con el trabajo en una imprenta: corregir errores de composición y eliminar desviaciones del manuscrito. Para la industria periodística, de redacción y editorial, la corrección editorial es mucho más importante.

Tipos de corrección editorial:

  • Corrección de autor: la primera etapa de corrección de errores e inexactitudes en el texto; generalmente se aplica a obras literarias. El autor o traductor tiene la obligación de llevarla a cabo personalmente o designar a alguien que la realice en su lugar.
  • Corrección editorial: se basa en un contacto constante entre el autor del artículo o libro y el editor de contenido, quien decide sobre el alcance y el estado de la corrección. Consiste en evaluar las correcciones realizadas por el autor, así como en una corrección y edición estrictas.
  • Corrección técnica: lleva a cabo la conformidad entre el documento aceptado por el editor, autor o traductor y su maquetación.

Vale la pena mencionar que hasta la actualidad, antes de la era de la digitalización omnipresente, las correcciones se realizaban mediante diferentes colores. Por ejemplo: se asignaba el color azul a la edición de contenido y el color rojo a la corrección y edición técnica. El autor marcaba los errores con bolígrafo, y la imprenta utilizaba el color negro. Éstos eran los llamados signos correctores para marcar los errores individuales. Sin embargo, actualmente, con el avance de la digitalización, están cayendo en el olvido.

Edición vs. corrección – ¿por cuál ir?

Al publicar un documento, es importante enfocarse tanto en la corrección como en la edición. El corrector se encarga únicamente de detectar errores lingüísticos, pasando por alto la estructura adecuada del texto y la forma general del documento. Por otro lado, el editor mira el contenido de manera holística, desde diversas perspectivas. Gracias a él, cada libro o artículo será leído con placer.

Resumen

  • La edición implica revisar el texto tanto desde el punto de vista lingüístico como de contenido. También es responsabilidad del editor cuidar el estilo y la estructura del contenido.
  • Destacamos la edición lingüística y técnica (ajustes). El editor de contenido se encarga de la primera, y el editor técnico de la segunda.
  • La corrección consiste principalmente en detectar errores lingüísticos. Además, puede incluir la unificación de la escritura.
  • Existen dos tipos principales de corrección: la doméstica y la editorial. La segunda incluye la corrección de autor, la corrección editorial y la corrección técnica.
  • En el caso de publicaciones importantes (como un artículo científico o un libro), se puede lograr un efecto óptimo combinando estos dos métodos. La edición y la corrección juntas dan los mejores resultados.

Si quieres perfeccionar tus habilidades de corrección, inscríbete en el curso de Corrección de Textos de Content Writer. Te facilitaremos las herramientas básicas para pulir contenidos SEO que ayuden a una marca a posicionarse efectivamente en la red.

Inscríbete hoy

Sara El Halabi

Además de ser COO de Content Writer España, Sara también es traductora y redactora de contenido SEO y escritora de ficción. Sus artículos y cuentos cortos han sido publicados por revistas digitales y otros portales. Sus artículos tratan diferentes temas que van desde mercadeo y branding hasta bienestar y espiritualidad. Así como su escritura, tiene un gusto ecléctico por la buena lectura. En su tiempo libre, la conseguirás descubriendo joyas filosóficas escondidas en internet, practicando Reiki, caminando en la naturaleza o escribiendo más cuentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientemente en el blog

15.04.2024 Posicionamiento
12.04.2024 Marketing de contenidos
11.04.2024 Consejos y curiosidades
10.04.2024 Marketing
09.04.2024 Social Media
08.04.2024 Marketing de contenidos
05.04.2024 Posicionamiento
04.04.2024 Revisión y edición
03.04.2024 Consejos y curiosidades

¿Qué servicio de copywriting necesitas?

Servicios

Forma parte de nuestro equipo de trabajo

Ofertas de trabajo

Adquiere conocimiento práctico con nuestros cursos