¿Qué debe incluir un contrato de copywriting?

Índice

El contrato entre el cliente y el redactor o copywriter es un elemento crucial para garantizar condiciones transparentes y, al mismo tiempo, una colaboración sin conflictos. Sin embargo, surge la pregunta de qué debe incluir para cumplir con su propósito. Por lo tanto, en este artículo, discutiremos qué contiene un contrato de redacción completo.

¿Qué elementos incluye un contrato de copywriting?

Este documento debe contener todos los asuntos que tratan una relación o colaboración comercial entre el cliente y el copywriter y los cuales se deben establecer de antemano antes de iniciar el proyecto.

Como se ha demostrado, en el copywriting se pueden acordar muchas cosas. A continuación, presentamos los aspectos más importantes:

Tarifa o precio

Determinamos el precio de acuerdo a la forma de liquidación establecida. Por lo tanto, tenemos varias opciones disponibles:

  • Tarifa por cierto número de palabras
  • Tarifa de suscripción
  • Precio total por el proyecto

Longitud del texto

Resumimos el volumen total o longitud del contenido solicitado. Dado que el número de palabras, y aún más, el número de carácteres, es una unidad pequeña. También es recomendable establecer un umbral de tolerancia, por ejemplo, del 5% (lo que significa que para un texto de longitud 2000 palabras, el rango aceptable sería de 1900 a 2100 palabras).

Terminación del contrato

Establecemos una fecha límite específica y las posibles consecuencias por retrasos. Además, en este punto es importante señalar cuándo se considera que el encargo está completado (por ejemplo, si no se reciben comentarios en un plazo de 5 días laborables).

Traducción de textos

Determinaremos si entregaremos los materiales de manera parcial o integral. Se debe especificar en qué formato lo haremos: generalmente se envían los contenidos por correo electrónico, aunque algunos clientes prefieren que se inserten los textos directamente en su página web.

Cantidad de correcciones

Éste es un punto muy importante en caso de que el cliente no esté satisfecho con el servicio. Puede suceder que no acepte el contenido enviado, lo que significa la necesidad de realizar modificaciones. Sin embargo, para que este proceso sea justo para ambas partes y no se prolongue indefinidamente, debemos establecer un número específico de modificaciones.

Ejemplo

El cliente tiene dos revisiones disponibles: si no está satisfecho después de la segunda corrección, deberá saber el alcance de los cambios que se implementarán después de ésta para que el texto sea aceptado.

Método de pago

En este punto, informamos sobre cómo se lleva a cabo la liquidación: ya sea en base a una factura o a un contrato civil (por encargo o por obra). Si hemos elegido la primera opción, debemos informar sobre el plazo de pago y la dirección de correo electrónico desde la cual se enviará el documento.

También se debe abordar el momento del pago. Algunos redactores publicitarios prefieren el pago por adelantado, otros optan por un anticipo, y algunos prefieren liquidar después de que el contenido sea aceptado o no se presenten observaciones.

Tiempo de duración del contrato

Determinamos si la solicitud es única o si el cliente opta por una colaboración continua. En el caso de la segunda opción, debemos aclarar:

  • ¿Cuál es el plazo de notificación para terminar un contrato?
  • ¿Está el cliente obligado a entregar regularmente nuevos pedidos?

Vale la pena mencionar que, en el caso de un compromiso, pasamos a un sistema de pago por suscripción, lo cual debería reflejarse en una tarifa más favorable para el redactor de textos. 🙂

Transferencia de los derechos de autor

Aquí debemos responder a un número mayor de preguntas formales, ya que se trata de lo que el cliente realmente está pagando. Por lo tanto, establecemos:

  • ¿En qué áreas permitimos el uso de contenido por parte del cliente en la explotación?
  • ¿Transferimos los derechos de propiedad intelectual o concedemos una licencia exclusiva?
  • ¿Podemos ejercer nuestros derechos de autor personal, es decir, agregar el texto a nuestro portafolio de copywriters o firmarlo?
  • ¿En qué momento transmitimos los derechos especificados, al registrar el pago o junto con el envío del contenido?

Cláusula de confidencialidad

En casi todos los encargos, trabajaremos basándonos en los datos proporcionados por el cliente. Estos datos pueden estar sujetos a confidencialidad comercial, por lo que es recomendable redactar una cláusula de confidencialidad (NDA) que especifique la información confidencial y las consecuencias en caso de su divulgación a terceros.

Arbitraje de disputas

El último punto nos indica qué tribunal llevará el caso si las partes no llegan a un acuerdo a pesar de tener un contrato firmado. Básicamente, tenemos cuatro opciones.

  • El tribunal competente a la parte demandada o demandante
  • El tribunal competente a la residencia del redactor de derechos de autor o del cliente

Por supuesto, recordemos que esta es una medida extrema, ya que implica un proceso largo y posibles intereses y costos judiciales. Sin embargo, vale la pena intentar llegar a un acuerdo amistoso en caso de desacuerdo.

Otros aspectos a tomar en cuenta en un contrato de copywriting

La cantidad de problemas mencionados anteriormente puede parecer intimidante para cualquier copywriter novato, aunque no todos los detalles tienen que estar necesariamente incluidos en el contrato. Éste está diseñado para evitar posibles conflictos, por lo que (especialmente al principio) es recomendable limitarse a la información necesaria y luego ir ampliando el documento a medida que se deba sancionar más elementos de colaboración.

La mayoría de los redactores hasta ahora se han basado en acuerdos por correo electrónico, los cuales también son vinculantes, y se las arreglan muy bien con eso. Sin embargo, un contrato preparado brinda la seguridad de que hemos acordado con el cliente toda la información que queríamos abordar. Se sabe que al llevar a cabo múltiples conversaciones, ciertos aspectos de la colaboración pueden simplemente pasar desapercibidos.

¿Es necesario crear cada contrato desde cero?

Por supuesto que no. Si fuera así, se invertiría una gran cantidad de tiempo. Afortunadamente, podemos aprovechar una solución sencilla:

Es importante preparar una plantilla de contrato de redacción en la que se incluyan la principal información relacionada con nuestro modelo de trabajo.

En el caso de nuevos clientes, solo cambiamos los datos de la empresa, las directrices del proyecto y cualquier otro detalle según los requisitos individuales del contratante. No obstante, elementos como la forma de liquidación, la transferencia de derechos de autor o la cláusula de confidencialidad permanecen sin cambios.

¿Es necesario firmar un contrato cada vez?

La firma de un contrato de copywriting no es un requisito para crear contenido profesional y establecer colaboraciones satisfactorias.

Especialmente en encargos pequeños, se puede confiar en la confianza y la información básica transmitida por correo electrónico. Sin embargo, es importante recordar que, en el caso de la redacción para grandes empresas, un contrato es estándar y en proyectos más grandes evitará conflictos innecesarios.

¿Cuáles son los beneficios de un contrato de copywriting o redacción?

Un acuerdo regula asuntos importantes relacionados con la colaboración. Por lo tanto:

  • Resume todo el proyecto, aportando un valor informativo;
  • Crea un compromiso entre las partes;
  • Aumenta la seguridad de las transacciones;
  • Proporciona condiciones transparentes, lo que reduce el riesgo de conflictos.

Por lo tanto, recordemos que este tipo de acuerdo no es una formalidad innecesaria, sino una expresión de profesionalismo que garantiza beneficios concretos.

¿Cómo se puede formalizar un contrato?

Se puede formalizar un contrato de redacción de textos de manera tradicional, a través de correo postal o electrónicamente (mediante una firma cualificada o electrónica).

Considerando la comodidad, la tercera solución sigue ganando popularidad y cada vez hay más programas disponibles en Internet que ofrecen intermediación y autorización para cerrar este tipo de acuerdos.

Resumen

  • Un contrato de copywriting es un documento que establece los acuerdos y condiciones de toda la colaboración entre el cliente y un redactor.
  • Se encuentra en ella, entre otras cosas, el objeto del contrato, el plazo de ejecución del proyecto y la remuneración para el redactor.
  • Por esta razón, es importante elaborarla para evitar posibles malentendidos en el futuro.
  • Esperamos que el artículo anterior haya aclarado la cuestión de las formalidades relacionadas con la redacción publicitaria.

Bartosz Ciesielski

Bartosz es CEO de Content Writer y redactor experimentado que explora los secretos del marketing y el posicionamiento. Le gusta explorar los logros contemporáneos de la psicología y la filosofía del lenguaje, creando contenidos transversales. Como miembro del equipo de Content Writer, se preocupa por las soluciones tecnológicas y organizativas que aumentan la calidad del trabajo en la agencia. En su tiempo libre, lo conseguirás leyendo, aprendiendo nuevos idiomas o componiendo piezas en el piano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientemente en el blog

24.02.2024 Marketing
23.02.2024 Marketing
22.02.2024 Revisión y edición
21.02.2024 Marketing de contenidos
20.02.2024 Marketing de contenidos Posicionamiento
19.02.2024 Social Media
17.02.2024 Consejos y curiosidades Redacción publicitaria
16.02.2024 Consejos y curiosidades
15.02.2024 Social Media

¿Qué servicio de copywriting necesitas?

Servicios

Forma parte de nuestro equipo de trabajo

Ofertas de trabajo

Adquiere conocimiento práctico con nuestros cursos