Balance trabajo-vida: Gestiona mejor tu tiempo y encuentra la armonía

Índice

Vida versus trabajo: a veces, es difícil superar los desafíos diarios. Sin embargo, no se trata de ganar, sino de lograr un empate. ¿Cómo vivir, entonces, en los tiempos modernos, trabajar, desarrollarse, ganar dinero y no perder en ningún ámbito? ¿Qué es el equilibrio entre el trabajo y la vida y cómo lograr ese estado? Te contamos los detalles en este artículo.

El balance en la vida

¿Quién no sueña con eso? ¿Quién no querría trabajar unas horas y luego poder cerrar la puerta, ya sea real o virtual, y dedicarse a su vida privada sin tener que preocuparse por plazos, enviar otro correo electrónico, llamar, planificar, anotar? TODO EL MUNDO… porque todo el mundo tiene una vida privada.

En la práctica, sin embargo, se demuestra que el tiempo libre, que se puede pasar con seres queridos, en pasatiempos, deportes o incluso compras sin prisa, es un lujo, un bien escaso. Pero eso no significa que no se pueda lograr. ¡Todo es cuestión de organización! Esa frase odiada es un cliché, pero es tan verdadera. Y creo que eso es lo que resulta tan molesto en él.

¿Por qué algunos pueden lograr el equilibrio adecuado entre el trabajo y la vida, mientras que otros no? ¿Cómo organizar eficientemente el tiempo para tenerlo todo? ¿Cómo lograr un equilibrio entre la vida laboral y personal? Esto es precisamente de lo que habla el concepto de balance entre el trabajo y la vida, sobre cómo vivir, trabajar y desarrollarse en todas las áreas.

¿Qué es el balance entre la vida laboral y personal?

La idea surgió a principios de los años 70 y 80 del siglo XX como respuesta al creciente problema del trabajo compulsivo, el agotamiento profesional y la interminable «carrera de ratas» que impedía tener una rutina diaria de calidad.

El equilibrio entre el trabajo y la vida personal es simplemente la armonía entre ambas, proporcionando tranquilidad, felicidad y satisfacción en cada una de estas áreas.

La clave para lograrlo es una correcta gestión del tiempo. Se puede decir que se ha alcanzado un equilibrio entre el trabajo y la vida personal cuando se puede estar de acuerdo con las siguientes afirmaciones:

  • El trabajo me da satisfacción.
  • El trabajo me permite vivir en las condiciones que espero y me propongo.
  • Trabajo de manera eficiente y efectiva, tengo una sensación de tranquilidad en mi vida personal, por lo que puedo dedicar toda mi atención a mis responsabilidades profesionales.
  • Paso en casa la misma cantidad o incluso más tiempo que en el trabajo.
  • Durante mi tiempo libre puedo relajarme y no pensar en mis responsabilidades profesionales.
  • En mi tiempo libre me siento tranquilo, tengo tiempo para llevar a cabo mis planes personales.
  • Soy experto/a en separar perfectamente mi vida profesional de la personal.
  • Tengo la sensación de que no me falta nada ni profesional ni personalmente.
  • Los eventuales fracasos en el trabajo no son resultado de la influencia de factores personales y viceversa. Los veo como lecciones para mejorar.
  • Me siento realizado(a) tanto profesional como personalmente.
  • Estoy satisfecho(a) con mi vida profesional como personal. Puedo decir que no me falta nada para sentir paz y satisfacción.

Las afirmaciones anteriores son algo a lo que todo el mundo aspira, pero solo unos pocos pueden identificarse con ellas sin discusión. Son precisamente estas afirmaciones las que demuestran que se ha logrado un equilibrio entre el trabajo y la vida personal… y son precisamente las más difíciles de alcanzar. Entonces, ¿cómo facilitarse el logro de la armonía entre la vida laboral y personal?

La importancia de determinar tus prioridades y tener un enfoque adecuado

El trabajo es una actividad realizada durante un tiempo determinado con fines remunerativos. Idealmente, debería coincidir con los intereses y brindar placer, es decir, ganar dinero haciendo algo que simplemente nos gusta. Pero no siempre es así.

A veces sucede que estamos en un trabajo simplemente para ganar dinero, sin un compromiso emocional, sin impulso, incluso sin ganas, solo para recibir un salario que nos permita vivir dignamente y no volvernos locos sin hacer nada.

Ten en mente que el trabajo en sí mismo, aunque nos ayude a obtener dinero, solo es trabajo, y de ninguna manera debería definir a una persona ni ser la base para juzgar su valor.

Así es como debemos abordar el trabajo: dando lo mejor de nosotros mismos, esforzándonos por dar lo mejor de nosotros, independientemente de nuestro puesto y tareas. Todo esto debe hacerse durante las horas de trabajo, cuando es el momento adecuado y cuando estamos en el lugar designado para ello. Nunca en otro momento.

Es importante esforzarse para que el trabajo nunca afecte la vida personal, nunca se extienda más allá del lugar y tiempo de realización, y al mismo tiempo sea lo suficientemente importante como para que cuando se trabaje, nada pueda distraer la atención.

Por supuesto, existe algo llamado horas extra. A todos nos ha pasado sacrificar nuestro tiempo personal por el trabajo, pero esto debe considerarse como una excepción, no como la norma.

El primer paso para lograr el equilibrio entre el trabajo y la vida personal es definir claramente el concepto de trabajo. El trabajo, independientemente de su naturaleza, es una actividad que debe generar ingresos basados ​​en el uso de nuestras habilidades para vivir dignamente. Sin embargo, en ningún caso debería ser un sustituto de la vida.

Incluso si es el trabajo de tus sueños, sigue siendo un trabajo realizado por dinero. No se puede identificar a una persona por su trabajo. Pero lo que hace fuera de él puede decir mucho sobre ella.

Se trabaja para ganarse la vida. Esto no indica en absoluto avaricia o falta de ambición. Tampoco contradice en absoluto la idea de comprometerse con su trabajo y realizarlo lo mejor posible según sus creencias, experiencia o educación.

Además, esta actitud es muy recomendable y acerca mucho al éxito, ya que permite entrar más fácilmente en el modo de trabajo, con un enfoque puramente pragmático que proporciona satisfacción.

Cada tarea tiene su fin y es importante saber que después de varias horas de trabajo minucioso, diligente y de calidad, se puede decir «basta», sin perjudicar futuras acciones profesionales.

El trabajo no debería ser una carrera interminable. Por supuesto, a veces hay que perseguir al conejo, después de todo. Pero que sea solo en casos excepcionales y no la norma.

¿Se puede lograr un balance real entre la vida laboral y personal?

Vale la pena preguntarse qué se espera de esta vida, qué se quiere dar de sí mismo y qué se quiere obtener de ella.

  • Tiempo de calidad para pasarla con la familia/amigos/uno mismo.
  • Tiempo para dedicarte a tus hobbies, pasiones e intereses.
  • Tiempo para realizar actividades físicas y mentales diferentes al trabajo.
  • Tiempo para descansar, relajarse, tener momentos de aburrimiento y no hacer nada.
  • Tiempo para autodesarrollarte en la dirección que elijas.
  • Tiempo de hacer realidad los sueños y llevar a cabo tus planes.
  • Tiempo para construir tu propio universo.
  • Tiempo para cuidar de ti mismo, de tu relación contigo mismo y con los demás.
  • Tiempo para disfrutar de cualquier cosa que quieras.

Las repeticiones no son aleatorias. TIEMPO. Todo se basa en él, es el responsable de cuán satisfecho estás con tu vida.

El secreto de un equilibrio entre el trabajo y la vida personal radica en saber administrar tu tiempo de manera efectiva, y el primer paso es establecer límites claros entre el trabajo y la vida privada, de modo que el trabajo no invada tu tiempo libre y el tiempo libre no esté condicionado por preocupaciones laborales. ¿Cómo encontrarlo?

Solo tienes que cuidarlo. El tiempo es más valioso que cualquier otra cosa. Por eso, el tiempo dedicado al trabajo debe ser lo más eficiente posible, y el tiempo pasado en casa debe ser mimado.

No se puede disfrutar de calidad de tiempo en casa si constantemente se está pensando en el trabajo. Igualmente, no se puede trabajar de manera eficaz si se está constantemente pensando en las tareas del hogar. Por eso es tan importante crear un plan de acción adecuado y tomar el control del caos anterior, estableciendo claramente los límites entre la vida profesional y personal.

Es necesario ser asertivo tanto con uno mismo como con los demás, saber decir basta y con la conciencia de que el tiempo de trabajo se aprovechó al máximo y no se puede culpar a uno mismo.

Desperdiciar el tiempo es lo peor que uno puede regalarse.

Aunque a veces se necesitan momentos en los que se le permite simplemente fluir, sin embargo, vale la pena tener siempre en mente que el tiempo pasado no vuelve, no crea un búfer. Pasa irremediablemente y se pierde.

Todo es cuestión de organización!

Aunque no importa cuánto se odie esta frase, es la respuesta sobre cómo lograr un equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

No es cierto que el equilibrio entre la vida profesional y personal sea un privilegio para unos pocos elegidos; que solo se pueda lograr trabajando de 7 a 15 en una oficina cómoda y luego tener tiempo (y dinero) para jugar al tenis, hacer compras sin prisa y preparar la cena en casa.

Nadie pasa 24 horas al día trabajando durante los 7 días de la semana. Sin embargo, también son pocos los que trabajan en el horario ideal de 7 a 15 horas. Algunos tienen un sistema de turnos, otros tienen horarios no regulares y algunos realmente tienen horarios de guardia establecidos de manera diferente. No obstante, todos en algún momento cierran las puertas del trabajo y regresan a casa. Lo que hacen con su tiempo después del trabajo y cómo lo organizan define si han logrado dicho equilibrio.

Por lo tanto, es necesario responder sinceramente a la pregunta: ¿siempre paso mi tiempo después del trabajo como quiero? ¿Tengo tiempo para cumplir todo lo que planeo? ¿Siento paz y relajación cuando regreso a casa después del trabajo?

Si la respuesta es «No, cómo podría tenerlo», no es porque no se tenga tiempo para ello, sino porque no está adecuadamente organizado. Vale la pena reflexionar sobre lo que se puede cambiar, de qué se puede prescindir y qué se puede añadir.

¿Cómo lograr el balance entre el trabajo y la vida?

El equilibrio entre el trabajo y la vida personal no significa que todo será perfecto. En la búsqueda de este equilibrio, a veces es necesario dejar ir o soltar algunas cosas. No implica perfección, sino más bien la sensación de estar satisfecho tanto en la vida profesional como en la personal.

Lo que conduce a ese estado es una cuestión individual y personal. Sin embargo, si puedes responder afirmativamente a las preguntas sobre si disfrutas de la vida, si te sientes realizado y todo está bien, ¡se puede considerar que has alcanzado el éxito!

Es importante mencionar algo más. Se puede tener un exceso de tiempo libre, pero esto no tiene ninguna relación con el equilibrio. Tampoco debería estar relacionado con la satisfacción y el contento.

Esto no debería ser objeto de debate público, pues es una elección consciente del individuo como tal. No puede alcanzar ningún equilibrio en la vida si le falta alguno de los dos factores: trabajo o vida.

Es difícil imaginar una verdadera satisfacción con la vida cuando se trabaja tanto que no hay tiempo para nada más, o por el contrario, se tiene un exceso de tiempo debido a la elección de un estilo de vida sin trabajo, que en definitiva no enriquece en ningún aspecto. Y, como se sabe, los desequilibrios a menudo conducen a la caída.

¿Vale la pena buscar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal? ¿Es el equilibrio un estado deseable? Basta con decir dos palabras: exceso e insatisfacción, construye un mapa de asociaciones a partir de ellas. ¿No es verdad que junto a ninguna de ellas se puede escribir «paz sagrada»? Es hacia esa paz que conduce precisamente el equilibrio entre el trabajo y la vida personal: hacia una tranquilidad alcanzada junto con el trabajo, que brinda tiempo, realización y satisfacción.

Resumen

  • El equilibrio entre el trabajo y la vida personal es una armonía que se puede decir es completamente satisfactoria.
  • Un adecuado manejo del tiempo es la clave para lograr el éxito tanto en la vida profesional como personal.
  • El trabajo debería aportar valor a la vida. El trabajo es para el ser humano, no el ser humano para el trabajo.
  • La base para lograr un equilibrio entre el trabajo y la vida personal es establecer límites de manera hábil entre ambas áreas.
  • El tiempo es un bien de lujo. Debe ser cuidado, atendido y no desperdiciado ni en el trabajo ni en la vida personal.

¿Quieres comenzar a ganar dinero remotamente y online? Aprovecha los cursos de Content Writer para desarrollar tus habilidades de redacción y corrección mientras construyes tu portafolio. Con atención personalizada en cada paso, ganarás la confianza necesaria para destacarte en el mercado virtual.

Elige el curso de tu preferencia

Sara El Halabi

Además de ser COO de Content Writer España, Sara también es traductora y redactora de contenido SEO y escritora de ficción. Sus artículos y cuentos cortos han sido publicados por revistas digitales y otros portales. Sus artículos tratan diferentes temas que van desde mercadeo y branding hasta bienestar y espiritualidad. Así como su escritura, tiene un gusto ecléctico por la buena lectura. En su tiempo libre, la conseguirás descubriendo joyas filosóficas escondidas en internet, practicando Reiki, caminando en la naturaleza o escribiendo más cuentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientemente en el blog

12.07.2024 Copywriting
11.07.2024 Redacción publicitaria
10.07.2024 Consejos y curiosidades
09.07.2024 Marketing
08.07.2024 Marketing de contenidos
05.07.2024 SEO
04.07.2024 Revisión y edición
03.07.2024 Posicionamiento
02.07.2024 Posicionamiento

¿Qué servicio de copywriting necesitas?

Servicios

Forma parte de nuestro equipo de trabajo

Ofertas de trabajo

Adquiere conocimiento práctico con nuestros cursos